miércoles, 30 de septiembre de 2015

PORNO ARGENTINO, MEXICANO Y ESPAÑOL. ¿CUÁL ES MEJOR?

La diferencia entre el porno de un país u otro es, al fin y al cabo, un tema idiomático. El sexo se practica casi igual en todas partes del mundo y nos excitan más o menos las mismas cosas –hay diferencias, por supuesto-. No es que en Argentina produzcan mejor cine porno que en España, ni que en México las películas para adultos sean ridículas, o que sean mejores que las de los otros dos países.

Diferencias entre porno mexicano, argentino y español

Al final todo es cuestión de barrer para casa, de que si tenemos que elegir (y no vale recurrir a la superproducciones estadounidenses con las actrices y los actores más conocidos por el público mundial más conocedor del sector) nos tira más ver a una pareja que habla en nuestro propio dialecto que otra que dice palabras extrañas en momentos clave, lo que nos lleva a estar más pendientes de eso, criticarlo o reírnos que de dejarnos contagiar por la excitación sexual que se desprende de las imágenes y que en teoría teníamos que utilizar cada uno sabe para qué.



Y además no son palabras tan curiosas, porque si en España alguien dice que va a coger el autobús, un argentino que pase por allí se va a imaginar una imposible escena sexual entre un humano y un vehículo. Lo mismo ocurre cuando un español habla con toda naturalidad de las conchas, cosa que a un argentino ni se le pasaría por la cabeza a no ser que estuviera en compañía de gente de muchísima confianza y el contexto lo justificara.

En el caso del conejo, que es un animal comestible, los españoles y los argentinos estarán de acuerdo en que lo de comestible tiene más de un sentido, pero un mexicano para referirse a la misma parte del cuerpo femenino podría hablar de panocha, que para un español es una de las formas de referirse a una mazorca.

En fin, que hay momentos en los que oír según qué palabra, en según qué contexto, destroza el ambiente y dejamos de estar concentrados en lo que nos interesaba inicialmente. Pero más allá de eso no hay un porno gratis mejor según el país, y en caso de duda cada uno preferirá el de producción nacional.
Claro que las producciones pornográficas, sean profesionales o caseras, responden a unos gustos. Primero al de los que hacen esos vídeos, y segundo al del público, que mostrará de una forma u otra (comprando o votando) aquello que más le gusta, hasta que oferta y demanda se encuentren en un mismo punto. Y en este sentido sí que hay variaciones según el país.

Como se nos cuenta en este artículo, hacer encuestas sobre los gustos sexuales es muy difícil y lo mejor al final es fijarse en el porno que consume la gente, que resulta muy fácil viendo solamente desde dónde se conecta a según qué portales y qué videos gays en concreto. Se sabe, por ejemplo –no es ninguna sorpresa- que aunque nos pongan películas enteras, con las actrices y los actores de más fama y con la mejor calidad de imagen, entramos en estos portales para masturbarnos y no nos quedamos ni 10 minutos.

Estos estudios también demuestran lo que decíamos: nos gusta ver porno preferentemente hecho en nuestro país, para oír a los protagonistas practicar sexo en nuestro idioma y dialecto y por aquello de tener en la pantalla a personas que se nos parecen, que se comportan como nosotros y que podrían ser nuestros vecinos de barrio, quién sabe.

Esto pasa en España, en México y en Argentina: las palabras clave suelen incluir el nombre de nuestro país, el adjetivo (español, mexicano, argentino...) y lo mismo en inglés, por si acaso. Como curiosidad, y fuera del tema de los orígenes de los videos pornos, parece que en México gustan los vídeos de adolescentes (teen) o maduras follando, entenderemos que dentro de la edad legal, mientras que en España una de las palabras clave favoritas es “amateur” y otra, “casting”, porque parece ser que da un morbo especial ser testigo de pruebas para futuras actrices porno, aunque en muchos casos se trate ya de actrices que simulan que no lo son. Los argentinos, por su parte, disfrutan con los vídeos de sexo anal y, en cuanto a la edad de las protagonistas, el abanico es amplio: “madre” y “adolescente” son dos de los temas que más les gustan.